7 de enero de 2016

Hoy me queda claro que no soy como “todas” y me fascina no serlo.

Querido futuro hombre de mi vida:

Sé que estás haciendo lo posible por entrar en mi mundo y como otras veces lo he hecho, estoy enloqueciendo, como seguro ya lo has notado, me amo de una manera tan completa que no creo merecer un amor a medias… en pocas palabras - No necesito de ti, pero quiero estar contigo -.


Si de verdad quieres estar conmigo deberás prepárate para reír (mucho) porque el amor no me lo tomo tan enserio, por favor despreocúpate, jamás habrá una escena de celos, porque la risa es mejor que el drama, prefiero que nos riamos de la chica que te guiñó el ojo antes de arruinar la noche. Debes tener en cuenta que cuando estemos cenando, voy a pedir una hamburguesa antes de fingir que me gusta la espinaca, sé que me veras hermosa como sea que este vestida(o desvestida) pero quiero que sepas que voy a preferir usar par de tenis antes que tacones y es que contigo no necesito usarlos para sentirme a tu altura.

Yo no espero que me salves de la torre del castillo, al contrario, he trabajado duro para tener mi propio reino y me es difícil impresionarme y admirar a alguien que no haya llegado tan lejos como yo, debes saber que si me quieres a tu lado tendrás que aceptar que siempre voy a buscar lo mejor de ti (y de mí, obvio) y que te apoyaré para que seamos más fuertes, porque yo no sé ser débil, por lo tanto, no seré un obstáculo en tu vida… ¿Qué tan alto quieres soñar?, ¿Qué tan ambicioso quieres ser?... go ahead.

Amigos, fiestas, compromisos, caridad, fiestas y más fiestas en todas quiero estar, no me hagas perder mi vida y por supuesto, no te preocupes, tú tampoco perderás la tuya, domino lo importante que es para ti, para mí y para nosotros… ¿Pizza y cerveza?, ¿Cocktails y vestido largo?, no importa, se adaptarme, he vivido tanto que confío en mí para ganarme a tus amigos y familia… jamás te alejaría de algo que consideras importante. 


Seguro te preguntarás por qué soy así ¿cierto? Por qué no puedo ser como el resto y simplemente desear enamorarme perdidamente de alguien … yo también me lo he preguntado y es que desde niña jamás me sentí identificada con los clásicos cuentos de princesas, verás,  nunca quise ser como Cenicienta (¿A quién le gusta limpiar y barrer?), nunca imaginé mi boda de ensueños ni el vestido con el que me casaré, así como nunca me imaginé mi vida sin una carrera profesional, sin viajes, sin aventuras… es difícil de explicar pero quiero que lo sepas,  me fascina ser tan diferente, tan libre…


Atte. Yo _________.



4 comentarios: