9 de agosto de 2015

Tengo un anillo de compromiso guardado en mi cajón

Últimamente he escuchado muchas historias que terminan trágicamente justo en el inter de dar anillo (comprometerse) y  el día del altar…  relaciones de años que se deshacen a los pocos meses de que pensaron estar listos para dar el siguiente paso y es que creo que solemos pensar que el paso fuerte está en decir “si, si me quiero casar contigo” pero al parecer, después de esta afirmación vienen las dudas al ver que realmente estas entregándote a vivir “por el resto de tu vida” con alguien.


Un sinfín de historias que van desde que el mismo hombrecito que te pidió que fueras su esposa se arrepiente y te pide el carísimo anillo de vuelta,  hasta que la chava le dio miedo la monogamia pero se quiere quedar con la piedra.  Independientemente de lo extraña que fuera la historia, en los hombres algo cambia a partir de ese momento que vuelven a estar disponibles pero rotos en el mercado.

Un hombre que decidió dar anillo es porque ya arreglo cuentas consigo mismo y reconoció  que era tiempo de renunciar a todo lo que la soltería tenia por darle, aceptó que sus ganancias las podía compartir, que podría estar acompañado por el resto de sus días y que algún día ya no muy lejano iba a tener hijos  y un perro. Si a estos hombres les regresas estas decisiones podrían entrar en muchos dilemas y creo que es entendible porque si lo vemos fríamente,  ellos ya están listos, literalmente tienen un anillo de compromiso guardado en un cajón… cualquiera podría ser su mujer a partir de ese instante, digamos que la parte difícil ya pasó para ellos.

Si estas saliendo con alguien que tuvo la fortuna de que se le echaran para atrás en eso del matrimonio, no creas que estas cargando a los fantasmas de su pasado, al contrario, hasta podrías salir ganona en menos tiempo de lo que esperas… y si eres la ex fiance de este tipo, pues que no te sorprenda si a su próxima novia tarda menos de 6 meses en darle anillo (otro, porque dicen que es de mala suerte dar el mismo).


No hay comentarios:

Publicar un comentario